¿Vas a adquirir una vivienda? No cometas estos cinco errores en la compra de casa

Adquirir una vivienda es una de las inversiones más importantes que vas a hacer en tu vida. Por ello, es necesario que evites cometer fallos a la hora de adquirirla, ya que te puede salir muy caro. Para que no te suceda, te vamos a explicar cinco errores en la compra de casa que son muy habituales.

No cometas estos cinco errores en la compra de casa

1. Ser poco riguroso con el presupuesto

A la hora de adquirir una vivienda, lo primero que debes hacer es fijar un presupuesto basado en el dinero que te puedes gastar. De esta manera, evitarás la tentación de adquirir un piso más costoso de lo que te puedas permitir, por mucho que te parezca que sea la vivienda de tus sueños.

Ten en cuenta que, si quieres solicitar una hipoteca, las cuotas te saldrán más elevadas cuanto más dinero gastes en la compra de la vivienda. Asimismo, si tienes un presupuesto y lo superas en la adquisición, luego no te quedará dinero para posibles reformas u otros gastos relacionados con la propiedad.

2. Equivocarse en la elección de la vivienda

Sin duda, es el error más común a la hora de comprar una vivienda, el cual puede darse por distintos motivos. Algunos de los más frecuentes y que te recomendamos evitar son:

  • Rechazar el primer inmueble te ofrezcan, aunque te convenza, por pensar que verás otros mejores.
  • Adquirir una vivienda sin absoluto convencimiento. A veces, estás tan cansado de ver propiedades que terminas eligiendo la que más te gusta, aunque no te convenza del todo.
  • Caer en el gancho de las ofertas. A todos nos ha ocurrido no poder resistirnos ante una ganga. No obstante, un piso no es como, por ejemplo, unos zapatos. Su coste es muy superior y una mala compra puede costarte mucho dinero al cabo del tiempo. Por eso, te aconsejamos que no te fijes solo en el precio. Busca la casa que quieres dentro del presupuesto que te marques.

3. Hacer una inspección superficial de la casa

Otro error muy frecuente a la hora de adquirir una vivienda tiene que ver con la visita a la propiedad. Muchas han sido arregladas superficialmente (pintar las paredes, mejorar la decoración, etc.) para que tengan un mejor aspecto.

Como consecuencia, cuando vas a visitarla, te parece bonita y acogedora y confías en esa primera impresión. Pero, después de hacer la compra, empiezas a encontrar defectos y quizá hayas pagado más dinero por la casa de lo que realmente costaba.

¿En qué fijarse durante la visita?

Lo primero que debes hacer antes de la visita es preparar un guion con las preguntas que se te ocurran para el propietario y para el gestor de la inmobiliaria. También sería ideal que vieras más de una vez la casa, preferentemente a distintas horas del día. Así, apreciarás cuánta luz natural tiene. A su vez, debes fijarte y consultar cuestiones como las siguientes:

  • Detecta posibles olores o ruidos.
  • Observa bien la distribución del inmueble.
  • Pregunta por la calificación energética que tiene.
  • Consulta si la comunidad tiene gastos adicionales además de la cuota mensual. Por ejemplo, si han tenido que hacer muchas derramas.

4. Olvidar otros gastos relacionados con la compra

Cuando calculamos lo que nos va a costar una casa, incurrimos habitualmente en el error de obviar los gastos vinculados a la compra. Sin embargo, estos son bastante elevados y pueden descuadrarnos el presupuesto al que nos referíamos anteriormente.

Entre otros gastos adicionales que tendrás que afrontar, te mencionaremos el IVA, los de notaría y registro de la propiedad. Además, si vas a suscribir una hipoteca, deberás considerar los gastos de constitución y otros.

También debes tener en cuenta a la hora de comprar la vivienda cuánto se paga por el Impuesto de Bienes Inmuebles, la cuota de la comunidad y otros pagos adicionales.

5. Comprar a corto plazo

Muchos compradores de vivienda olvidan que se trata de una adquisición a largo plazo. Nadie gasta tanto dinero para vivir en una casa dos o tres años. Normalmente, si adquieres un inmueble, lo haces para pasar en el mucho tiempo, incluso toda la vida.

Por eso es importante que tengas en cuenta aspectos como la antigüedad que tiene el edificio, su estado de conservación o las perspectivas del barrio en que está.

Por otra parte, quizá quieras alquilar o vender la casa en el futuro. En ese sentido, también debes considerar la revalorización que puede tener y la rapidez con que te la comprarán.

Como has podido ver, hay muchos errores en la compra de casa que puedes evitar. Te hemos explicado cinco, pero se dan otros. Por ejemplo, no contar con el asesoramiento de profesionales inmobiliarios, no atreverte a negociar el precio (sin ofender al vendedor con una oferta muy baja) o no tomarte el tiempo suficiente para reflexionar antes de decidir. En cualquier caso, tenlos todos siempre presentes para que la adquisición de tu inmueble sea todo un éxito.

¿Te ha parecido útil esta información?

Gracias por ayudarnos a mejorar