Comprar o alquilar una vivienda: ¿qué es lo mejor a largo plazo?

Comprar o alquilar una vivienda es una de las preguntas más frecuentes cuando buscamos un nuevo hogar. No saber si merece la pena invertir en la compra de la vivienda o no plantea muchas dudas a la hora de decidirse. Sin embargo, conocer qué es lo más adecuado pasa por analizar tanto la situación personal y financiera de la persona interesada como la del propio mercado. Te lo explicamos más detenidamente a continuación.

Comprar o alquilar una vivienda: ¿qué es lo mejor a largo plazo?

Aspectos que has de valorar antes de decidir

Lo más importante es analizar las necesidades de cada persona y cómo las resuelven el alquiler y la compra. Para decantarse por la segunda opción, por ejemplo, es fundamental que tengas claro si puedes acceder a una hipoteca y si vas a ser capaz de pagarla.

España es uno de los países europeos en los que más viviendas se compran. Podríamos decir que, históricamente, uno de los objetivos generales de los españoles era comprar una vivienda en la que invertir sus ahorros. Y, por su parte, el alquiler solía ser más propio de los jóvenes que, al no tener estabilidad económica y geográfica, elegían esta opción para independizarse.

Sin embargo, en la actualidad esto está cambiando. Cada vez hay más personas que escogen el alquiler en lugar de la compra de una vivienda, ya que implica menos compromisos: de los problemas se suele encargar el propietario, se puede vivir en la zona que prefieras, es posible acceder a viviendas que no podríamos permitirnos comprar, etc. No obstante, y pese a todo, España sigue siendo uno de los países de Europa con más propietarios.

¿Cómo decidir si alquilar o comprar?

Muchas personas se decantan por la compra al pensar que el alquiler es tirar dinero. Sin embargo, supone un compromiso económico con una entidad financiera por períodos muy largos. Lo primero a tener en cuenta para decidirnos es valorar si tenemos una estabilidad en nuestros ingresos. Poseer una nómina o una fuente de ingresos que no varíe es fundamental, ya que suele ser necesario para que el banco nos conceda el préstamo.

En caso contrario, la compra de vivienda puede resultar mucho más difícil. Además, los bancos valoran otros factores para concedernos una hipoteca, como la edad, los ahorros, etc. Y es que nuestro perfil y los criterios de concesión responsable de préstamos marcarán la concesión y las condiciones de la hipoteca.

En ese aspecto, otro factor crucial es si tenemos o no ahorros. Es decir, si hemos podido acumular capital o bien alguien puede aportarlo por nosotros. En el momento de la compra hay una serie de gastos añadidos que deberemos afrontar, por lo que tener liquidez es fundamental para poder hacer frente al proceso.

¿Cómo decidir si alquilar o comprar?

Muchas personas piensan que para enfrentarse a una hipoteca es necesario vivir en pareja, pudiendo así afrontar los gastos juntos... Sin embargo, no tiene por qué. ¿El 35 % de tu sueldo alcanza para pagar la hipoteca de la casa que quieres comprar? En ese caso, es más que factible ir a por ella. Normalmente, cuando optamos por el alquiler es el propietario quien analiza nuestros ingresos y valora si podemos o no hacernos cargo de los costes mensuales. Pero las entidades bancarias examinan muchos más aspectos para conceder una hipoteca.

Por otro lado deberás tener en cuenta otras cosas, como, por ejemplo, un posible cambio de vivienda si te es necesario trasladarte a otra ciudad por motivos laborales o familiares... En estos casos, posiblemente te convenga más un alquiler.

No obstante, y aun siendo más difícil acceder a la compra de una nueva casa, esta alternativa ofrece muchas ventajas frente a cualquier tipo de alquiler. Las repasamos.

Con la compra obtenemos una inversión

Adquirir una vivienda es una posible fuente de ingresos en el futuro. Pero, para evitar las temidas burbujas inmobiliarias, debes asegurarte de que el precio en el momento de la firma es aceptable. Has de estudiar la situación del mercado de vivienda de la ciudad en la que se compra, así como estar al tanto de la evolución de los precios.

La tranquilidad de tener una vivienda propia

Tener una vivienda en propiedad permite que te olvides de tener que buscar vivienda en alquiler conforme cambien tus necesidades y estar siempre pendiente de los cambios del mercado inmobiliario. Además, los pagos de la hipoteca tienen un fin y habrá un momento en el que no deberás pagar más cuotas y la casa será tuya en propiedad.

A la hora de hacer obras

Las modificaciones en la vivienda las decide el propietario. Es decir, que no puedes hacer obras con libertad si vives en régimen de alquiler. Al tener la vivienda en propiedad, puedes adaptarla a tus gustos y necesidades.

Lo importante a la hora de comprar una vivienda es tener en cuenta tu situación personal y económica. Debes decidir a qué pagos podrás hacer frente y qué es lo más adecuado en función de tus características.

¿Te ha parecido útil esta información?

Gracias por ayudarnos a mejorar

21 de mayo de 2021