¿Qué es y cómo pedir un certificado de titularidad de la cuenta bancaria?

Un certificado de titularidad de cuenta bancaria es de gran utilidad en ciertos casos. Si quieres saber en qué consiste y cómo obtenerlo, sigue leyendo. 

¿Qué es y cómo pedir un certificado de titularidad de la cuenta bancaria?

El certificado de titularidad bancaria es un documento que puedes acabar necesitando. A la hora de demostrar que eres el propietario de una cuenta, no hay forma más clara de despejar cualquier duda. Sin embargo, antes de solicitarlo, es imprescindible que lo conozcas en detalle.

¿Qué es el certificado de titularidad bancaria?

Se trata de un archivo que expiden los bancos siempre que se lo pidas. Su función es actuar como medida de identificación unívoca. En otras palabras, indicar que tú eres quien posee la cuenta en la que apareces como titular. Para que resulte útil, el documento suele constar de los siguientes datos esenciales:

  • Nombre de la entidad o de su representante en caso de ser necesario.
  • Número asociado a la cuenta.
  • El código IBAN y el de identificación bancaria.
  • Datos del titular de la cuenta, como el nombre, el apellido y el NIF.
  • Fecha de expedición del documento.

Además, para garantizar que es un documento oficial, el banco que lo emite, o su representante, lo firma y sella. El objetivo es aumentar el grado de autentificación para que no procedan las dudas cuando debas presentarlo.

¿Para qué sirve?

En líneas generales, el certificado de titularidad sirve para justificar quién es el titular de una determinada cuenta. Existen multitud de organismos de la administración que lo solicitan de manera regular para todo tipo de trámites. Igualmente, está presente en gestiones en las que es requerida una identificación sólida de las personas.

Por ejemplo, si quisieras cobrar una ayuda de la Administración o una subvención, necesitarías el certificado de titularidad. Lo mismo ocurre para una domiciliación de una factura de una empresa o, simplemente, si lo que deseas es corroborar que los datos que has proporcionado son correctos.

Pero no pienses que su solicitud es algo molesto o azaroso, que no aporta nada, puesto que posee una finalidad muy concreta. Se trata de evitar el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, tal y como indica la Ley 10/2010. De este modo, se previene que estas actividades se puedan desarrollar de forma sencilla al imponer a los criminales varios obstáculos difíciles de solventar.

¿Cómo obtener el certificado?

Obtener el certificado es un proceso sencillo, que no te supondrá un coste monetario y que se lleva a cabo en poco tiempo. Para solicitarlo, debes acudir a alguna de las oficinas de tu banco o puedes generarlo de forma telemática, a través de la banca digital o la app de tu banco.


En la primera opción, debes ir a la oficina con tu DNI e indicar que quieres el certificado de titularidad. Tras comprobar tus datos, lo recibirás firmado y sellado en un folio. Si decides pedirlo a través de la página web o de una aplicación, al estar ya identificado cuando accedes a tu perfil, dispones de la posibilidad de realizar la descarga del documento en formato PDF.

¿Es obligatorio presentar el certificado en trámites legales?

Como ya has visto, sí es necesario presentarlo en ciertos trámites legales. Cuando vas a pagar impuestos, recibir una ayuda o abonar una domiciliación bancaria es preciso entregar el documento. En todos estos casos y en otros, es indispensable certificar que realmente eres tú quien dices ser. De lo contrario, se paralizarían los procesos que estés desarrollando, dado que no será posible completar tu identificación como propietario de la cuenta.

¿Qué otros certificados puedes obtener?

El certificado de titularidad de la cuenta no es el único que puedes conseguir. Existen muchos otros disponibles, tanto acudiendo a la oficina del banco como a través de su web o aplicación, que son de utilidad en multitud de casos. Tienes la posibilidad de solicitar el saldo disponible en una fecha dada, algo que se solicita tras el fallecimiento de una persona, por ejemplo.

Relacionado con el anterior está el certificado de saldos o de posiciones. Es un documento oficial que refleja el saldo de los productos que el titular de las cuentas tiene o tenía contratados. Puede expedirse en diferentes momentos para conocer los datos que ofrecen en función de tus necesidades. Por tanto, es bastante flexible y, como en otros casos, el banco lo firma para dotarlo de oficialidad.

Otro es el certificado de solvencia de la cuenta, que sirve para demostrar que dispones de fondos suficientes y que no estás en números rojos. En su interior, se reflejan las deudas y obligaciones que tienes, así como tus ingresos. Por regla general, es un documento que se solicita al contratar un préstamoalquilar una vivienda o al comprar un bien concreto que exige evidenciar tu capacidad de pago.

En definitiva, con un certificado de titularidad de cuenta bancaria podrás acometer una amplia variedad de trámites. Si lo precisas, no dudes en ir a una oficina de tu entidad o prueba a descargarlo desde su página web o app. Así, no tendrás problemas y tampoco perderás tiempo.

01 de diciembre de 2023