Información del banco de la hipoteca: ¿qué debe entregarte?

La legislación vigente establece que debes recibir la información del banco de la hipoteca con diez días de antelación a la firma. También el notario debe recibirla en ese plazo, para que puedas consultarle en caso de dudas.

Ahora bien, ¿sabes qué contenidos deben comunicarte? En este artículo, queremos aclarártelo.

Información del banco de la hipoteca: ¿qué debe entregarte?

Información del banco sobre tu hipoteca: qué debe entregarte

Una vez realizados todos los pasos para solicitar una hipoteca y tomada la decisión final según lo que el banco te ha dicho, hay que comprobar que todo está correcto. Por eso, la ley hipotecaria (Ley 5/2019) establece unas obligaciones ineludibles para la entidad financiera. Tanto es así que omitir la entrega de esta documentación podría anular la hipoteca.

Afortunadamente, la presencia de un notario te permite estar tranquilo. En condiciones normales, si ve que falta algo lo exigirá antes de culminar el proceso.

El objetivo no es otro que favorecer la transparencia, la claridad y la protección del cliente. ¡Debes haberlo entendido todo, o al menos haber podido hacerlo, antes de firmar el crédito hipotecario!

Cuál es la documentación exigible de forma general

Existe una serie de informaciones generales que el banco debe proporcionarte en ese momento previo a la firma hipotecaria. Además de reflejar su razón y sede social, ha de explicar qué finalidad y duración tiene el crédito, cuáles son las garantías y qué tipo de interés se va a aplicar.

Igualmente, tiene que detallar los costes adicionales posibles y diferentes ejemplos de las características y desembolsos económicos que se asumen. Entre ellos, el importe total del préstamo y sus costes para ti.

Asimismo, deben especificarse cuáles son las cuotas, en qué plazos y por qué importes debes abonarlas, así como las obligaciones que se derivan de un reembolso anticipado. Por último, todo lo relacionado con una posible tasación, la vinculación o servicios accesorios que se obliga a contratar al prestatario y las consecuencias de incumplir el acuerdo también te deben ser reportados.

Los nuevos documentos de la hipoteca

La nueva ley hipotecaria introdujo en nuestras vidas crediticias dos nuevas siglas: FEIN y FiAE. ¿A qué se refieren? A los dos documentos que, sí o sí, debe entregarte tu banco antes de firmar tu hipoteca. ¿Quieres saber en qué consisten?

Ficha Europea de Información Normalizada (FEIN)

Es, en resumidas cuentas, la oferta final del banco. Recoge, por lo tanto, las condiciones concretas de la hipoteca, tal y como ha quedado personalizada.

Sus contenidos se estructuran en varios apartados. Básicamente, reúne esta información:

  • Datos del prestamista.
  • Datos y honorarios del intermediario del préstamo, si lo ha habido.
  • Descripción del préstamo, con sus características principales.
  • Interés aplicado y gastos adicionales.
  • Cuotas que pagar: número, importe y periodicidad.
  • Cuadro de amortización de la hipoteca.
  • Vinculaciones y contrataciones exigidas para concederla.
  • Condiciones para circunstancias especiales, como subrogación, reembolso anticipado, reclamaciones, incumplimiento de los compromisos, etc.
  • Entidades supervisoras.
  • Otras informaciones valiosas.

Una de las principales novedades de este documento, que reemplaza el anterior FIPER, es que obliga al banco a cumplir esas condiciones. De hecho, es vinculante durante un plazo mínimo de diez días, pero solo para la entidad financiera. Cuando recibes esta documentación, tú sí tienes la posibilidad de echarte atrás si encuentras algo que no te encaja.

Además, tienes la posibilidad de pedir al banco en cuestión un plazo superior a los diez días para valorarla.

Ficha de Advertencias Estandarizadas (FiAE)

Este segundo documento te será entregado junto al anterior. ¿Qué incluye? Una relación descriptiva de las cláusulas más delicadas del préstamo solicitado, así como las consecuencias jurídicas que tendría el incumplimiento por tu parte de lo estipulado. La legislación establece, actualmente, estos contenidos imprescindibles:

  • Para las hipotecas variables, índice de referencia que se aplicará para calcularla.
  • En este caso, si es del tipo sin techo, se indica específicamente la obligación del cliente de abonar toda la subida.
  • Para las hipotecas multidivisa, en qué moneda se concede. Ten presente que implica que deberás pagar el crédito en esa divisa, lo que puede hacer variar el precio final por las diferentes cotizaciones.
  • Gastos de constitución que debes pagar. Es decir, la copia de escritura notarial y la tasación.
  • Cuando se puede aplicar la cláusula de vencimiento anticipado, indicando sus condiciones
  • Obligación de pagar los gastos de ejecución del crédito si se produce un impago
  • Etcétera.

Se distribuye copia de esta información, también, a los avalistas y los cotitulares del préstamo.

Otra documentación

Además de FEIN y FiAE, la entidad financiera tendría que darte:

  • Información sobre los gastos que tiene la operación, tanto los asumidos por parte del banco (notario, registro,…) como los que asume el cliente (tasación).
  • Condiciones de los seguros.
  • Simulaciones de las cuotas según la evolución del tipo de interés variable.

Entender para acertar

Bajo ningún concepto debes firmar una hipoteca sin tener completamente claras todas sus cláusulas y condiciones. Revisa estos documentos a fondo y, si te hace falta, pide apoyo a un especialista.

Por otra parte, ten presente que esta información del banco e hipoteca te ha de ser explicada por el notario si lo solicitas. Recuerda lo importante que es conocer tu préstamo al detalle y no llegar al momento de la firma hipotecaria sin estar seguro de todo.

¿Te ha parecido útil esta información?

Gracias por ayudarnos a mejorar