Cuentas remuneradas: ¿En qué consisten y cuáles son sus ventajas?

Las cuentas remuneradas son de gran utilidad para las personas ahorradoras. Te contamos qué te aportan, sus beneficios y tipos esenciales.

Cuentas remuneradas: ¿En qué consisten y cuáles son sus ventajas?

Las cuentas remuneradas te dan la posibilidad de ahorrar. De entre todos los productos bancarios, es uno de los que más facilidades te ofrece. No necesitas estar pendiente de la evolución de las bolsas, de los tipos de interés o de cualquier otro factor. Tan solo debes aportar una cantidad de dinero de forma periódica y verlo crecer.

¿Qué son las cuentas remuneradas?

Una cuenta remunerada proporciona a los titulares la posibilidad de generar ingresos adicionales a través de intereses. Además, destacan por un funcionamiento sencillo y porque su operativa no conlleva grandes riesgos. Basta con que deposites dinero y, a cambio, recibas una tasa de interés por mantener esos fondos durante un período de tiempo determinado.

En función del producto, puedes llevar a cabo diferentes operaciones habituales, como domiciliar recibos y nóminas, usar tarjetas o disponer del efectivo cuando quieras. Sin embargo, ten en cuenta que, cuanto mayor sea el interés, más exigencias va a poner el banco. Por tanto, conviene que estudies a fondo cómo es el producto que te interesa contratar.

Características de las cuentas remuneradas

Pese a que cada banco tiene sus peculiaridades y hay varios tipos de cuentas remuneradas, existen algunas características comunes. Todas las entidades coinciden en ciertos aspectos, como en proveer de una rentabilidad por depositar el dinero. Esta es la básica, pero existen otras que debes conocer:

  • Disposición inmediata del dinero ingresado, algo que las diferencia de los depósitos bancarios, por ejemplo.
  • Para que sean seguras, las cuentas están respaldadas por la garantía de depósito de los gobiernos, como el Fondo de Garantía de Depósitos en España. Se trata de una práctica usual que se aplica hasta determinadas cantidades (100.000 € en el caso del FGD).
  • Los intereses de la cuenta varían en función de la cantidad de dinero o son fijos.
  • No existen comisiones de ningún tipo.

¿Qué ventajas tienen las cuentas remuneradas?

Utilizar una cuenta remunerada te posibilita disfrutar de una amplia variedad de beneficios. El más destacado es la generación de ingresos pasivos a través del cobro de intereses. Con solo depositar el dinero, va a ir aumentando su cantidad poco a poco y con un riesgo muy bajo. Esto es, es improbable que llegues a perder nada, ya que antes tendría que quebrar el banco.

Junto con lo anterior, las gestiones son bastante cómodas e intuitivas, similares a las de una cuenta corriente. Tienes la posibilidad de operar en función de lo que requieras y gestionar los ingresos como prefieras.

Tipos de cuentas remuneradas

Las cuentas remuneradas se separan en diferentes tipos en función de características puntuales:

1. Cuentas corrientes remuneradas.

 Permiten realizar operaciones básicas, no tienen comisiones y los intereses que generan son muy bajos.

2. Cuentas nómina remuneradas. 

Su principal característica diferencial es que recompensan los ingresos regulares que provienen de una fuente estable, como un sueldo o una pensión. Además, están vinculadas a beneficios concretos como, por ejemplo, regalos, descuentos o la entrega de cantidad fijas de dinero.

3. Cuentas de ahorro.

 Tienen como finalidad acumular capital y generar beneficios. En otras palabras, no está permitido llevar a cabo movimientos como pagar un recibo o retirar dinero desde un cajero.

Diferencias entre tipos de cuentas y los depósitos a plazo fijo

La principal diferencia es el interés que ofrece cada tipo. Las corrientes remuneradas llegan a no producir ninguno, las de nómina tienen un nivel bajo y en las de ahorro varía en función de ciertos tramos. Asimismo, en algunos casos pueden aplicarse comisiones, exigencia de permanencia o plazos para liquidar los intereses. Ten en cuenta que cada banco implementará unas u otras condiciones, las cuales debes conocer al detalle.

En cuanto a las diferencias con los depósitos a plazo fijo, la esencial es la flexibilidad. Un depósito no te da la posibilidad de retirar el dinero hasta una fecha determinada, que pueden ser unos años o unos meses. A cambio, proporcionan una rentabilidad mayor.

¿Cómo elegir la mejor cuenta?

Fíjate en los intereses de la cuenta, en los posibles límites de saldo, en si existe o no permanencia y en los costes que pueda tener, dado que afectan a la rentabilidad final. Por descontado, tus necesidades son esenciales para la toma de decisiones. Así que, repara con calma en qué estás buscando exactamente y actúa en consecuencia.

Riesgos de las cuentas remuneradas

Te los resumimos:

  • Las rentabilidades suelen ser bajas y los mayores intereses están ligados a diferentes exigencias y vinculaciones.
  • El saldo máximo está limitado, así como la cantidad mínima a depositar.
  • Si tienes pensado depositar a largo plazo, es posible que el banco cambie los intereses.
  • En ocasiones, existen periodos de permanencia.

Requisitos para abrir una cuenta remunerada

  • Aportar el documento de identidad para españoles, la tarjeta de residencia para extranjeros o el certificado oficial de no residente.
  • Un método de contacto (teléfono o correo electrónico).
  • Justificante de domicilio.

Como ves, las cuentas remuneradas te ofrecen unas buenas condiciones. Te dan flexibilidad, una cierta rentabilidad y, sobre todo, tranquilidad. Tu dinero irá creciendo poco a poco, sin sobresaltos y sin tener que realizar grandes esfuerzos.

14 de febrero de 2024