Tu coche siempre nuevo con un renting

El renting de vehículos era una modalidad conocida y utilizada por empresas o autónomos y ahora cada vez más particulares están optando por el renting para disponer de coche nuevo y disfrutar así de sus ventajas.

Tu coche siempre nuevo con un renting

El Renting es un contrato de alquiler por un coche nuevo que incluye el uso del mismo y todos los servicios de mantenimiento contratados.

La empresa de renting compra un coche nuevo y lo pone a tu disposición durante un tiempo determinado, con todo lo necesario para que lo puedas utilizar. Tú solo tienes que ocuparte de elegir el modelo de vehículo que mejor se adapte a tus necesidades, fijar la duración del contrato y el kilometraje que estimas que vas a realizar en dicho plazo. El pago lo harás cómodamente en mensualidades.

El coche pertenece a la empresa de renting en todo momento y tú lo disfrutas. Una vez que finalice el plazo del contrato podrás decidir entre cambiar el vehículo firmando un contrato nuevo, quedártelo en función de su valor en ese momento o devolverlo.

Intervinientes contrato de renting

En el contrato de renting intervienen diferentes figuras:

  • Arrendador: es la compañía de renting. Compra el vehículo y se lo alquila al arrendatario a cambio de unas cuotas mensuales.
  • Arrendatario: es quien contrata el renting. Es decir, quien alquila el vehículo para usarlo y quien paga las cuotas.
  • Proveedor  del  bien: la empresa o concesionario de vehículos que vende el coche al arrendador.
  • Proveedor del mantenimiento: el taller que presta el servicio de mantener el bien en perfecto estado de uso (a veces puede ser el mismo concesionario del vehículo).
  • Proveedor del seguro: compañía aseguradora con la que se contrata el seguro del coche. 

Ventajas del renting

Coche nuevo siempre

Una de sus grandes ventajas es que puedes disfrutar de coche nuevo con más frecuencia. Los contratos de renting se hacen sobre coches nuevos duran entre 3 y 5 años: pasado ese tiempo, el alquiler acaba y puedes volver a contratar otro, volviendo a disponer de nuevo coche.

Por eso, siempre disfrutarás de coches modernos, con las últimas novedades en seguridad y tecnología.

Olvídate de los gastos imprevistos

Cuando optas por un renting, el seguro del coche y el mantenimiento del mismo ya van incluidos en el precio, por lo que puedes olvidarte de ellos como gastos extra.

Las reparaciones que necesites realizar se efectuarán en los talleres que indique la compañía, lo cual es perfecto ya que el coche siempre se arreglará en un taller oficial con todas las garantías que eso conlleva.

Además, con el renting el arrendatario elimina el riesgo de responsabilidad civil subsidiaria que supone la titularidad del mismo.

Por su parte, el seguro a todo riesgo cubre a cualquier conductor independientemente de su edad.

Diferencias entre un seguro de vida, un seguro de decesos y un seguro de accidentes

No haces un desembolso inicial

Cuando compras un coche siempre tienes que pagar una gran cantidad de dinero de golpe y con el renting lo evitas. Optando por el renting comenzarás a pagar cuando empieces a disfrutar del coche e irás abonando las cuotas mes a mes, cómodamente.

Coche a la carta

Como ya hemos dicho, puedes elegir el coche que más se adapte a lo que necesitas siempre, asesorado por la empresa de renting. Es importante que estimes bien los kilómetros que vas a realizar  y los extras que quieres que tenga el coche, porque será lo que se incluya en el contrato, es decir, lo que servirá de base para calcular tu mensualidad.

La compañía de renting te asesorará sobre cómo hacer la estimación: se suele recomendar que se contraten kilómetros de más, ya que si no consumes todos los kilómetros contratados la empresa de renting te abonará la diferencia.

Renting de vehículos

¿Te ha parecido útil esta información?

Gracias por ayudarnos a mejorar

01 de junio de 2020