¿Es posible contratar una hipoteca con contrato temporal?

Acceder a una hipoteca sin un contrato laboral fijo parece complicado a primera vista. Por regla general, es más sencillo contratar este producto con un trabajo estable y duradero. No obstante, no es siempre imposible acceder a ella si tu contrato es temporal. Te mostramos cuáles son las claves que debes tener en cuenta en esta situación.

¿Es posible contratar una hipoteca con contrato temporal?

¿Prefieren los bancos los contratos fijos?

Al concederte la hipoteca , el banco te está prestando un dinero que espera recuperar con sus intereses. Por eso se tienen que se aseguran de que puedes hacer frente a tus responsabilidades de pago y comprueban que puedas atender a la deuda en el tiempo pactado.

Ante esta realidad, un contrato de trabajo fijo y estable da mayor seguridad. Le demuestras al banco que cuentas con unos ingresos recurrentes, los cuales seguirán siéndolo en los próximos años. Además, cabe la posibilidad de que estos crezcan con el tiempo, lo que te facilita efectuar el pago de la deuda.

Por eso, el banco será más reticente a la hora de concederte la hipoteca sin un contrato fijo. No cuentas con una base tan sólida para enfrentarte a la deuda, por lo que el riesgo de impago aumenta. Ten en cuenta que las probabilidades de quedarte sin trabajo son más altas y podrías perder tus ingresos durante un tiempo indefinido que no hace más que añadir incertidumbre a la decisión de la entidad.

Cuando tu contrato de trabajo es temporal, tienes que demostrar al banco la solidez de tus finanzas. Es decir, debes justificar que serás capaz de afrontar los pagos pese a tu situación laboral. Pese a que pienses que es imposible, la realidad es bien distinta. Los requisitos que tendrás que cumplir son mayores, ya que el riesgo que tiene que asumir la entidad aumenta.

¿Cómo justificar tu solidez financiera con un contrato laboral temporal?

Un contrato temporal y una hipoteca no son dos cosas incompatibles, aunque los requisitos que el banco pedirá son mayores, pero no imposibles de superar. Para ello, tendrás que demostrar, de forma contundente, que eres un cliente digno de la máxima confianza y que serás capaz de estar al tanto de los pagos cada mes durante los próximos años. Fíjate en estos aspectos.

El nivel de ingresos y estabilidad laboral

Pese a que tengas un contrato temporal, tus ingresos no tienen que ser necesariamente bajos. Es una situación habitual, pero que no da en todos los casos. El sueldo es un factor clave para hacer frente a los pagos y, en circunstancias normales, pocas personas contratarían una hipoteca con ingresos bajos. Por tanto, si tu salario es elevado, este factor sumará a tu favor.

Además, hay que tener en cuenta que un contrato temporal no es sinónimo de un mal contrato. De hecho, es posible que te renueven cada año o de forma semestral, lo que demuestra que tu situación laboral es estable. En este caso, el banco verá con buenos ojos que lleves un tiempo largo trabajando para la misma empresa.

Disponer de ahorros

Los ahorros son fundamentales para solicitar una hipoteca con un contrato temporal. Representan un seguro tanto para ti como para el banco. En caso de quedarte sin empleo, podrás afrontar los pagos recurriendo a lo que has ahorrado durante años. Además, el banco interpretará que eres una persona que cuida su situación económica y que tendrá que prestar menos dinero.

Contar con un aval

Es muy probable que te pidan disponer de un aval al contratar la hipoteca. Eso aporta seguridad a la entidad financiera ya que, si caes en el impago, la persona que hayas designado será la responsable de la deuda. Estará obligada a responder con su propio patrimonio. Así, aunque cuentes con un contrato temporal, estarás cubierto en caso de atravesar un periodo complicado en tu vida.

No tener deudas

Tener otras deudas es un factor que jugará en tu contra. Antes de contratar una hipoteca, debes devolver los otros préstamos que tengas. Este factor resta viabilidad a tu proyecto, salvo que dispongas de una cantidad muy elevada de capital. Cada deuda que contraigas se llevará una parte de tus ingresos cada mes, lo que complica incurrir en otras. Por tanto, tendrás que procurar resolverlas lo antes posible o disponer de una situación económica sólida.

En definitiva, conseguir una hipoteca con contrato temporal es posible, aunque tendrás que superar unos requisitos más exigentes. Lo que realmente importa es demostrar que tus finanzas son estables y que no fallarás en los próximos años. Además, este tipo de relación laboral no tiene siempre por qué ser una muestra de inestabilidad en tus ingresos.

¿Te ha parecido útil esta información?

Gracias por ayudarnos a mejorar