Los tipos de interés, ¿fijos o variables?

Una de las dudas más frecuentes es si la hipoteca es mejor que tenga tipo fijo o variable. No es fácil elegir un tipo de interés, pero nuestras condiciones particulares y la situación del mercado nos darán las pistas suficientes para tener más información y poder elegir convenientemente.

Los tipos de interés, ¿fijos o variables?

El tipo de interés puede ser fijo o variable, es decir, puede o no variar durante la vida del préstamo según la modalidad contratada.

El interés fijo proporciona una travesía sin sobresaltos por los cambios que el mercado pueda sufrir, lo que puede resultar muy interesante para evitar incertidumbres en operaciones como la hipoteca, que son a largo plazo.

Los tipos de interés, ¿fijos o variables?

Las hipotecas a tipo variable son las que tienen un tipo de interés que varía periódicamente (cada seis meses o cada año) desde la fecha de la firma del préstamo.

El euríbor es el indicador de referencia más utilizado en España para las hipotecas con tipo de interés variable. El tipo de interés de estas hipotecas se calculará con la fórmula:

Euríbor (que varía a lo largo del tiempo) + margen o diferencial del préstamo (este valor es constante aunque se puede reducir con las bonificaciones).

En una hipoteca a tipo variable tú asumes el riesgo por la posible variabilidad al alza de este indicador. La ventaja que tienen es que, al inicio de la operación, el coste puede ser menor que el de una hipoteca de igual importe y duración con interés fijo: es una forma de compensar inicialmente ese riesgo de variación futura que estás asumiendo. Esto lo tienes que tener en cuenta si prevés que los primeros años van a ser los que más dificultades puedas tener para pagar tu hipoteca.

Entonces, ¿cuál debemos elegir?

Dependerá no solo de tus circunstancias personales (si te interesa pagar menos al principio o si prefieres no asumir ninguna incertidumbre), sino que también depende mucho de la expectativa de evolución de los tipos.

Entonces, ¿cuál debemos elegir?

Tipo variable

En el tipo variable es muy importante tener en cuenta la evolución a futuro de este tipo de interés a medio plazo, pues a largo plazo es difícil de pronosticar. Si la expectativa es a la baja, una hipoteca a tipo variable puede ser beneficiosa.

Tipo fijo

Ahora los tipos de interés están en mínimos históricos, el euríbor está en negativo (en plazos a 12 meses). Por tanto, la expectativa es que puede que suba. Esto significa que las hipotecas a tipo fijo son muy atractivas en el momento actual, incluso aunque el coste los primeros años pueda ser algo superior a las variables.

Por ello, es necesario valorar la duración de tu futura hipoteca y sopesar si puede ser mejor opción que el tipo sea más libre (variable) o apostar por lo seguro (tipo fijo) y pagar un poco más sabiendo siempre cuánto vas a pagar.

Hipotecas Ibercaja

¿Te ha parecido útil esta información?

Gracias por ayudarnos a mejorar

19 de junio de 2020