Tengo una hipoteca, ¿debería contratar algún seguro?

La compra de una vivienda es una de las decisiones más importantes y en la mayoría de los casos tenemos que recurrir a solicitar financiación.

Según fuentes de Estamos Seguros, en los últimos quince años, 1.750 personas o familias, cada día, han decidido comenzar el proceso de adquisición de una vivienda mediando un préstamo hipotecario. Y, aunque poco probables, los riesgos vinculados a una hipoteca pueden ocurrir y pueden resultar realmente dañinos.

La única solución posible para evitar sustos, ahorrarte dolores de cabeza y mitigar esos posibles riesgos es contratando un seguro. Pero ¿qué tipo de seguro me conviene? ¿Hay alguno obligatorio? ¿Contratando un solo seguro estaré cubierto?

La respuesta es no. Dependiendo de los aspectos que queramos cubrir debemos acudir a un tipo de seguro u otro. ¡Vamos a verlos!

Tengo una hipoteca ¿debería contratar algún seguro?

Seguro de incendios

El seguro de incendios es la póliza más básica que se puede contratar. Es obligatorio -por ley- contar con una póliza de daños para que tu banco te conceda un préstamo hipotecario. Básicamente, protege la estructura de tu vivienda en caso de incendio o lo que se conoce más comúnmente como continente. Si tu vivienda quedara destruida como consecuencia de un accidente será la aseguradora la encargada de afrontar la deuda pendiente con el banco.

Seguro del hogar

Normalmente, los seguros del hogar cubren lo que se denomina el continente (estructura de la vivienda) y el contenido (bienes, mobiliario y enseres que contiene la vivienda). Además es común que se incluya en este seguro la Responsabilidad Civil y una serie de servicios de uso exclusivo para los asegurados.

Seguro de incendios

Seguro de Incendios vs Seguro del hogar

Mientras que el primero asegura únicamente el continente ante unos riesgos mínimos tales como la explosión; los incendios y los fenómenos climáticos extremos, el segundo me permite asegurar también el contenido y me ofrece coberturas adicionales por daños causados por agua, actos vandálicos, robo, hurto, daños eléctricos...

Seguro de Vida riesgo

Seguro de Vida riesgo

Está pensado para ayudar a tu familia en caso de que tú fallezcas, entregándole un capital o una renta (pago periódico). Además puedes combinar la cobertura de fallecimiento con otras opcionales, como las de incapacidad y accidente.

Para determinar el capital a asegurar, nuestra recomendación es que tengas en cuenta además de las deudas pendientes, las personas a tu cargo y el nivel de vida de tu unidad familiar.

Según el último informe de Estamos Seguros, de los 3,3 millones de personas que están pagando una hipoteca en España, 4.650 (1.900 tenían menos de 55 años) se encontraron con la desgracia de un fallecimiento o una invalidez prematura e inesperada y contaban con la protección del seguro para evitar la pérdida de la vivienda. Esos pagos supusieron como media unos 28.000 euros.

Seguro de Protección de Pagos

Es un seguro mediante el cual se abona una cantidad equivalente a la cuota mensual del préstamo, personal o hipotecario, en el momento del siniestro, en caso de baja laboral por enfermedad o accidente o desempleo, según la situación laboral del asegurado.

Existe la posibilidad de hacer una contratación a "dos personas" permitiendo, en aquellos préstamos concedidos a dos titulares, elegir un porcentaje de reparto entre los dos asegurados de la cuota mensual asegurada.

Como has visto, contar con cualquiera de estos seguros no puede evitar el dolor, pero sí, cuando menos, puede evitar la ruina. Entonces, ¿a qué esperas para calcular tu presupuesto?

Seguro de Protección de Pagos
17 de febrero de 2020