10 puntos a revisar en tu declaración

10 puntos a revisar en tu declaración

Aspectos que te interesa revisar en tu borrador para estar seguro de presentar la declaración correctamente

El domicilio fiscal

Es importante que compruebes que aparece correctamente. Desde el año pasado, figura en un apartado separado del resto de la declaración en el que se podrán actualizar los datos.

La hipoteca

La reducción de los rendimientos del trabajo por ERTE

Una de las novedades de este año es el tratamiento de las prestaciones recibidas por Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE): si es tu caso y has obtenido durante el ejercicio 2020 rendimientos del trabajo de diferentes pagadores, tu empresa y el Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE):

Si el importe percibido del segundo y restantes pagadores no superan los 1.500€, no existirá obligación de declarar por IRPF si la suma total de rendimientos del trabajo no supera los 22.000€.

Si el importe percibido del segundo y restantes pagadores superan los 1.500€, no existirá obligación de declarar por IRPF si la suma total de rendimientos del trabajo percibidos en el ejercicio no supera los 14.000€.

Si en 2020 solo has recibido ingresos por parte de un ERTE, solo estás obligado a declarar si han superado los 22.000€.

Por último, si durante 2020 cobraste cantidades del SEPE en exceso y has tenido que hacer su devolución:

  • Si lo devolviste en 2020, la cantidad que recoge el borrador ya está actualizada y recoge eso que has devuelto.
  • Si lo has devuelto en 2021, tendrás que modificar esa cantidad y reflejar en tu declaración el neto entre lo percibido y lo devuelto.

Como una mejora para la confección de la declaración, este año el programa de ayuda Renta Web tiene avisos en cada uno de los apartados en los que el contribuyente realiza alguna modificación sobre la cantidad que automáticamente se le presenta.

Si la declaración resulta a pagar, existe la posibilidad de fraccionar el pago: seis mensualidades a pagar los días 20 de cada mes, a partir del 20 de julio de 2021. Para poder hacer ese fraccionamiento, la declaración hay que presentarla dentro del plazo legal (antes del 30 de junio) y se exige que la deuda total con Hacienda del contribuyente no exceda los 30.000€.

El Ingreso Mínimo Vital (IMV)

Si en 2020 has percibido el Ingreso Mínimo Vital (IMV) regulado en el Real Decreto-ley 20/2020, de 29 de mayo ese rendimiento por sí solo está exento, aunque te obliga a presentar Declaración.

Si además del IMV has recibido alguna otra prestación de tu Comunidad Autónoma en concepto de renta mínima de reinserción y la cuantía global supera los 11.279,39€ (1,5 veces el IPREM), el exceso habrá que declararlo como rendimiento del trabajo.

La deducción por alquiler en la renta puede ser nacional y autonómica

Puedes disfrutar de la deducción nacional si tu base imponible (BI) (casillas 435+460) es inferior a 24.107,20€ anuales, firmaste tu contrato antes del 1 de enero de 2015 y cumples todos los requisitos. En concreto, la deducción es el 10,05% del alquiler satisfecho en 2019, con una base máxima de:

  1. 9.040€ anuales, cuando la base imponible sea igual o inferior a 17.707,20€ anuales.
  2. 9.040 - [1,4125 x (BI - 17.707,20)], cuando la base imponible esté comprendida entre 17.707,20€ y 24.107,20€ anuales.

En cuanto a las deducciones autonómicas por alquiler, cada Comunidad Autónoma tiene sus propios porcentajes y requisitos.

La hipoteca

Solo pueden tener deducción por vivienda habitual quienes realizaron la compra antes del 1 de enero de 2013 [deducción del 15% de los gastos de la hipoteca satisfechos en 2020 (amortización, intereses y gastos derivados de la financiación) hasta una base máxima de 9.040€].

De todas formas, conviene que revises si tienes derecho a alguna deducción específica por compra de vivienda en tu Comunidad Autónoma.

La hipoteca

El Plan de Pensiones

Las aportaciones a Planes de Pensiones pueden reducir la Base Imponible y es interesante que revises que están incluidas en tu declaración.

Hasta 2020, tienen un tope máximo para la reducción, que son 8.000€ o, si fuese inferior, el 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas percibidos en el ejercicio, por lo que si has aportado más no podrás aplicarlo en este ejercicio.

Y recuerda que si las ha realizado la empresa, además forman parte de los rendimientos del trabajo, por lo que tienen un efecto neutro (por un lado suman y por otro restan).

Además, si tu cónyuge no obtiene rendimientos del trabajo ni de actividades económicas o los obtiene en cuantía inferior a 8.000€ anuales, podrás reducir de la base imponible general las aportaciones realizadas al plan de pensiones del que sea partícipe el cónyuge, con el límite máximo de 2.500€ anuales, sin que esta reducción pueda generar una base liquidable negativa.

Los datos de los Planes de Pensiones se introducen en las casillas que van de la 462 a 469 de la Declaración de la Renta 2020, por lo que comprueba que todo está correcto. Lo dicho en este apartado también es válido para los Planes de Previsión Asegurado.

Las acciones

Si has vendido acciones o participaciones (valores de renta variable) en 2020, tendrás una ganancia o pérdida que tendrás que incluir en tu declaración. Por primera vez este año aparece esta información directamente en lo que se presenta en los programas de ayuda, pero es interesante que lo revises.

Las ganancias tributan en la Base Imponible del Ahorro al siguiente tipo:

  • Si el total de la Base Imponible del Ahorro es menor de 6.000€: 19%
  • Si está entre 6.000€ y 50.000€: 21%
  • Si es más de 50.000€: 23%

Las pérdidas del ejercicio se compensan con las ganancias del mismo ejercicio y, si resultara un saldo negativo, se podrá compensar con el saldo positivo (si lo hubiere) de los rendimientos de capital mobiliario que forman parte de la base imponible del ahorro, con el límite del 25% de dicho saldo positivo. Si continuase quedando saldo negativo, se podrá compensar de la misma forma durante los siguientes cuatro ejercicios.

Importante: No se consideran pérdidas a efectos fiscales las producidas en la venta de acciones si vuelves a comprar valores homogéneos en los dos meses anteriores o posteriores a dicha venta en el caso de valores admitidos a negociación, en el año anterior o posterior a dicha transmisión si se trata de valores no cotizados. Dicha minusvalía no se pierde, sino que se difiere al momento que se vendan las acciones “recompradas”: las pérdidas patrimoniales se integrarán a medida que se transmitan los valores o participaciones.

Se consideran valores homogéneos los de un mismo emisor, que formen parte de una misma operación financiera o respondan a una unidad de propósito, incluida la obtención sistemática de financiación, sean de igual naturaleza y régimen de transmisión, y que atribuyan a sus titulares un contenido sustancialmente similar de derechos y obligaciones.

Las cotizaciones a la Seguridad Social correspondientes a la prestación por maternidad/paternidad que está exenta

Tal y como ha confirmado la AEAT, las cotizaciones a la Seguridad Social correspondientes a las prestaciones por maternidad y paternidad (exentas de IRPF) sí son gastos deducibles.

Si has cobrado en 2020 prestación por maternidad/paternidad, te recomendamos que compruebes si las cotizaciones a la Seguridad Social derivadas de dicha prestación han sido incorporadas en el borrador de tu declaración de IRPF y, en caso de no figurar, modifiques la declaración ya que tienen la consideración de gasto fiscalmente deducible.

El importe de estas cotizaciones a la Seguridad Social lo encontrarás detallado en el certificado de Rentas 2020 facilitado por Instituto Nacional de la Seguridad Social.

Los pagos a ONGs, sindicatos o colegios profesionales

Se pueden deducir las donaciones que realices a organizaciones sin ánimo de lucro a las que les aplique la Ley del Mecenazgo. Se aplica una deducción del 80% por los primeros 150€ y un 35% a partir de esta cantidad (40% si en los años anteriores se hubiera hecho una donación a esa misma entidad por un importe igual o superior cada año respecto del anterior).

Además, también te puedes deducir el 10% de donativos a fundaciones y asociaciones declaradas de utilidad pública a las que no les aplique la Ley del Mecenazgo.

Hay también otras deducciones establecidas por las Comunidades Autónomas con tipos y requisitos propios.

La base de deducción por donativos y otras aportaciones no podrá superar, con carácter general, el 15% de la base liquidable del ejercicio.

También puedes deducirte en la declaración cuotas sindicales y de colegios profesionales, siempre que la colegiación sea obligatoria para trabajar y con un límite, en este último caso, de 500€ anuales.

La casilla de aportación social y a la Iglesia

Aunque siempre es importante, en estos momentos de crisis sanitaria marcar estas casillas se hace mucho más necesario. Tanto la Iglesia como las ONG que se benefician de esta recaudación para desarrollar programas sociales de ayuda a las personas vulnerables animan a los contribuyentes a darles su apoyo, aportando así un 0,70% de tus impuestos a estas causas.

Lo que mucha gente desconoce es que no hace falta optar por una opción u otra: se pueden marcar ambas casillas (ONG e Iglesia) y así contribuir con un 1,40%.

19 de abril de 2021