ESPECIAL MERCADOS 21 SEPTIEMBRE DE 2020

SIGUE EL IMPACTO DEL CORONAVIRUS EN LOS MERCADOS

Especial mercados

¿Qué ocurrió la semana pasada?

La semana pasada vino marcada por las nuevas previsiones del Banco de España que actualizan su última revisión realizada el pasado mes de junio. Aunque no nos sorprende, las modificaciones han sido negativas con revisiones a la baja para el crecimiento del PIB en 2020 que nos dejan un rango entre el -10,5% y -12,6% dependiendo de la intensidad de la Covid-19 en la última parte de este año. Para 2022 sus técnicos apuntan a que el PIB todavía estará entre dos y seis puntos por debajo del nivel del año 2019.

Por otro lado, en Europa el aumento del número de personas infectadas sigue marcando el discurso político y económico. En cualquier caso, las noticias desde el sector de investigación en las vacunas son positivas. Pfizer y BioNTech avanzaron con nuevas pruebas ofreciendo el mes de octubre como fecha probable para tener ya resultados en sus investigaciones con cientos de miles de dosis potencialmente distribuidas antes de final de año. AstraZeneca reinició sus pruebas de la vacuna en Reino Unido tras detectarse un empeoramiento desconocido en alguno de los pacientes que participan en el proyecto.

La FED formalizó las modificaciones introducidas por su presidente en agosto en política monetaria (mayor flexibilidad para permitir una inflación por encima del objetivo de forma temporal) y dejo sin alterar el volumen de compra de activos o QE señalando que el escenario de tipo de interés cero es factible que dure hasta al menos el año 2023. Esta afirmación está en línea con lo que descuentan los mercados para Europa desde hace meses.

Evolución activos financieros

La semana pasada el comportamiento de la renta variable fue negativo. Llama la atención las tres semanas consecutivas en números rojos del mercado americano (S&P500, Nasdaq y Dow) aunque las pérdidas apenas se reducen al -6% en términos acumulados en el caso del primer índice. El balance anual sigue siendo positivo, con una subida del 2,75% para el índice S&P500, del 25,24% en el caso del Nasdaq 100 o del 64,63% para el NYSE FAANG+ que reúne a las principales compañías del sector tecnológico cotizadas en EEUU (Alphabet, Microsoft, Apple, etc.).

Los mercados europeos tampoco se salvaron de las pérdidas la semana pasada. El índice Eurostoxx 50 cedió un -0,97% mientras que el Ibex 35 apenas un -0,19%. En términos acumulados se mantiene la tónica negativa de la que no consiguen salir las empresas europeas con cesiones del -12,32% en el caso del Eurostoxx 50 y del -27,43% para el índice español Ibex 35. Hasta seis empresas ceden más de un -50% en el año (BBVA, IAG, Técnicas Reunidas, Telefónica, Santander o Repsol), lo que explica el peor comportamiento relativo frente a Europa. A nivel sectorial en el conjunto del año, destacan en positivo tecnología (8,44%), empresas del sector químico (4,86%) y firmas del sector salud (1,33%). En el lado negativo tenemos a turismo y ocio (-33,5%), energía (-37,7%) y sector financiero (-40%).

¿En qué situación están los beneficios empresariales? Para el año 2020, en Europa (índice Stoxx 600) la previsión es una contracción del -38,75% con una recuperación posterior en el año 2021 del 43,9%. En el caso de los EEUU (índice S&P500), para 2020 se espera una caída de los beneficios del orden de -24,7% con una mejora paulatina en 2021 del 26,6%. Son números que nos dejarían cotizando a los índices, con las estimaciones de 2021, a un PER forward de 16,7x para Europa y de 20,5x para EEUU. Son múltiplos exigentes pero que hay que considerarlos en un entorno de tipos cero como el actual, sin muchas alternativas para obtener rendimientos positivos en el medio plazo.

No hay muchas novedades en el mercado de deuda pública. Pese al repunte del pasado viernes en la TIR de los bonos, la rentabilidad ofrecida en cada uno de los tramos sigue estando mejor incluso que a principios de año. En Italia su referencia a 3 años quedó situada el pasado viernes en -0,06% mientras que su bono a 5 años en el 0,34%, dejando el tramo de 10 años al 0,96%. En el caso de España, la rentabilidad para el bono a 3 años cerró en -0,44% mientras que en el caso del bono a 5 años la TIR ofrecida a cierre de la sesión se situó en -0,30%, siendo del 0,28% para el tramo de 10 años.

En el mercado de deuda privada, la semana pasada la podemos definir como muy positiva para aquellas emisiones con un mayor grado de riesgo. En la categoría de bonos basura o high yield, el spread ITraxx a cinco años en divisa euro cerró en 297,24 puntos, muy por debajo de los 326 de la semana anterior tras 4 días de bajadas. Si ponemos el foco en los bonos con una calificación de grado de inversión, el spread ITraxx a cinco años en divisa euro cerró en 55,39, un nivel muy similar al del anterior viernes día 11 de septiembre.

renta-variable
renta-variable
renta-fija
renta-fija

Si deseas ampliar información puedes acceder:

Informe diario Podcast semanal

Departamento de Análisis
Ibercaja Gestión

¿Te ha parecido útil esta información?

Gracias por ayudarnos a mejorar

21 de septiembre de 2020