DINÁMICAS DE INVERSIÓN EN TIEMPOS DEL COVID-19

¿Estamos ante una situación coyuntural o estructural? ¿Qué podemos esperar de los mercados de renta variable y renta fija en los próximos meses? ¿Existe algún activo refugio?

Raquel Blázquez, jefa de gestión de inversiones de Banca Privada de Ibercaja, resolvió estas y otras cuestiones en el espacio “Nuestros Expertos Responden” dedicado en esta ocasión a las dinámicas de inversión en tiempos del Covid-19.

Dinámicas de inversión en tiempos del covid-19

¿Cómo valoran los impactos del Covid-19 a nivel económico y de mercados? ¿Estamos ante una situación coyuntural o estructural?

Antes que nada, merece la pena explicar que tradicionalmente, las recesiones o las crisis pueden ser de dos tipos:

  • Con origen en una burbuja/sobrevaloración de activos, como la burbuja crediticia e inmobiliaria de 2006-2007.
  • Con origen en un shock exógeno y repentino, como puede ser una guerra, un desastre natural o una pandemia sanitaria, como es el caso en el que nos encontramos actualmente.

Los efectos de ambos tipos de crisis son similares, ya que la consecuencia es que se acaba produciendo una recesión; pero la diferencia radica en la duración de ese período recesivo y la velocidad de la recuperación. La salida de las recesiones originadas por causas exógenas, como la actual, es mucho más rápida.

En estos momentos, podemos decir que estamos ante una situación nunca vista antes, porque esta crisis sanitaria, va a desembocar en una recesión como consecuencia de la paralización total de actividad que hemos visto y estamos viendo a nivel mundial; si bien ya en una gran parte de países europeos, estamos en proceso de desescalada. Podemos decir que es la primera recesión de la historia, decretada por los gobiernos. Pero como no ha habido destrucción de capacidad productiva por un desastre natural o similar, en la medida en que se pueda ir retomando de forma progresiva la normalidad, veremos una gradual recuperación de la actividad. Así lo estamos comprobando ya en China, que va más adelantado que nosotros en el control de la pandemia y las estadísticas que nos llegan de consumo de carbón, electricidad, densidad de tráfico, … están acercándose a lo que debería ser una situación de actividad normalizada.

Las propias proyecciones macroeconómicas del FMI, recientemente publicadas (con todas las cautelas dada la dificultad de hacer estimaciones en este contexto), van en esta línea al pronosticar para el PIB mundial, una caída del -3%, en 2020 y una subida del +5,8%, en 2021.

Por lo tanto, estimamos que esta situación de recesión será temporal y no estructural. Por lo que hemos señalado anteriormente y por las rápidas medidas de contención, tanto de carácter monetario como de índole fiscal, que se están implementando en las diferentes economías. Estas actuaciones de los Bancos Centrales y de los gobiernos, tanto nacionales como supranacionales, están siendo y serán decisivas, para que la recesión que veremos se quede ahí y no desemboque en una depresión.

Ha hecho referencia al mundo en general, pero ¿cómo afronta en particular esta situación la economía española?

A corto plazo, tanto la economía española como la italiana, más dependientes del sector servicios y del turismo fundamentalmente, se están viendo más afectadas por estas medidas de contención de la actividad. Es lógico; de ahí las fuertes caídas estimadas por el Banco de España, para este año en el PIB español, que abarcan el rango del -6,8% al -12,4%.

Pero podemos decir que el mundo en general y España en particular afrontan esta crisis con una situación de partida mejor que la última crisis que sufrimos en el periodo 2008-2013.

Por el lado positivo:

  • Hoy no hay burbuja inmobiliaria en España: la construcción residencial es el 5,8% del PIB vs el 11,8% en 2006
  • Gracias a muchos esfuerzos y sacrificios, la situación financiera de las familias y empresas es más relajada, con un nivel agregado de endeudamiento del 152% s/PIB vs al 227%s/PIB del ciclo anterior
  • Y por último, el sector financiero, se encuentra mucho más saneado que en la crisis anterior, sin problemas de liquidez y solvencia. Por lo tanto, va a estar jugando un papel muy activo en la solución a esta crisis

Dicho esto, también hay algunas debilidades que a día de hoy son menos relevantes, en tanto que contamos con la red de seguridad del Banco Central Europeo, pero que hay que abordar ya para no quedarnos atrás en la salida de esta crisis:

  • Elevado déficit público que, según el Banco de España, en su escenario central, este año se puede ir al -9%
  • Elevado nivel de deuda pública, ya actualmente en el 96%s/PIB y que este año, acabará unos 20 puntos por encima, en el 115%s/PIB.

En consecuencia, será muy importante que se tomen medidas de reducción del gasto público, de mejora de la eficiencia de la economía española,... de cara a que el día de mañana, cuando finalicen los programas de estímulos del Banco Central Europeo, tengamos acceso a los mercados de capitales a un coste razonable de financiación.

Hemos sufrido episodios de una gran volatilidad, no solo en los activos de renta variable, sino también en renta fija. ¿Su visión acerca de este tipo de activo?

Efectivamente, al igual que en renta variable vimos a mediados de marzo, niveles de máximos históricos de volatilidad; la renta fija, no ha quedado ajena a esta situación y hemos visto tensionamiento tanto en deuda soberana como en renta fija privada. Este tensionamiento, ha llevado a una ampliación de los diferenciales, entendidos éstos, bien como las primas de riesgo, en el caso de la deuda pública; bien como los spreads de crédito, en el caso de la renta fija privada.

Ello ha impactado de forma negativa en el valor liquidativo de la gran mayoría de fondos de inversión u otros vehículos que invertían en estrategias de renta fija, con un peso importante en el segmento de crédito, en tanto que como sabemos, la deuda soberana a corto plazo ofrecía y ofrece todavía rentabilidades negativas.

La intervención de los Bancos Centrales en la contención y relajación de los diferenciales está siendo determinante y desde los mínimos de marzo, hemos asistido a una mejora progresiva, que se está produciendo a mayor velocidad en el segmento de más calidad crediticia (investment grade), que en el segmento de high yield. Así, en los fondos de crédito a corto plazo, hemos visto recuperaciones cercanas al 25-30% de las caídas experimentadas. Y esperamos continuidad en este movimiento.

La clave en estos casos, está en la adecuada diversificación de las carteras en estos instrumentos y en el minucioso análisis en la selección de las emisiones y emisores. Creemos que hay oportunidades en el mercado de renta fija privada, pero hay que ser muy selectivos, buscar vehículos muy diversificados y tendríamos preferencia en este momento por el crédito europeo en general y en particular, por el segmento investment grade; en tanto que el mercado americano tiene mayor exposición en sus emisiones a deuda de compañías del sector energía, que se puede ver en dificultades ante las fuertes correcciones del precio del petróleo.

¿Cuál es su visión para la renta variable, tras la reciente recuperación del mercado desde los mínimos anuales?

Mirando hacia adelante, en una situación de relativa normalización de las economías, creemos que nos vamos a encontrar en un contexto de políticas monetarias muy acomodaticias durante un largo periodo de tiempo, lo que implica tipos de interés muy bajos todavía. En este sentido, pensamos que el activo con más valor y atractivo para el inversor es la renta variable. Y ahí la clave será el posicionamiento en temáticas de crecimiento sostenibles a medio y largo plazo, que pueden salir reforzadas después de esta crisis: digitalización; seguridad en los pagos y en la red en general; industria 4.0; almacenamiento en la nube; uso de las redes sociales; comercio y consumo on-line; inteligencia artificial; aumento de la esperanza de vida; crecimiento de las clases medias a nivel global, …

No obstante, en un momento como el actual, en plena etapa de publicación de resultados, donde estamos viendo, rebajas significativas de previsiones, compañías que posponen dar estimaciones para más adelante, rebajas o cancelaciones de dividendos, …; y sobre todo, tras la fuerte recuperación de las últimas semanas, donde el mercado americano (S&P500), ha subido un +28,5% aprox. desde mínimos y el mercado europeo (EuroStoxx50), ha subido casi un +23% desde mínimos, no descartamos ver de nuevo episodios de repuntes de volatilidad; por lo que estamos viendo cómo los gestores de fondos con los que trabajamos mantienen un enfoque conservador y de igual modo nosotros, tenemos un perfil cauto en la gestión de las carteras de los mandatos de nuestros clientes.

Para el inversor que busca protección, ¿hay algún activo refugio?

Desde Ibercaja Banca Privada, siempre decimos que el mejor activo refugio, es un buen asesoramiento y gestión profesional, bajo la fórmula o los vehículos que mejor se adapten al perfil de riesgo y horizonte temporal del cliente, buscando en todo momento una diversificación adecuada de las inversiones, así como una filosofía y modelo de inversión que ofrezca solidez y consistencia en el largo plazo.

Finalmente, me gustaría acabar con una cita de un reputado inversor, Peter Lynch, que creo que nos puede ayudar a reflexionar en estos momentos de inestabilidad: “Se ha perdido más dinero intentando prever las correcciones y protegiéndose frente a ellas, que sufriéndolas realmente”. De ahí la importancia de la figura de ese asesor profesional, que nos ayude a discernir con objetividad en situaciones de incertidumbre.

Desde Ibercaja Banco, seguimos a vuestra disposición, con todo el equipo de compañeros de Banca Privada y Banca Personal, para resolver vuestras dudas y acompañaros en estos momentos tan complicados, a ser posible, de forma telemática para que podáis seguir #encasa.

objetivo de la Línea de ICO AVALES

Dinámicas de inversión en tiempos del Covid-19

RAQUEL BLÁZQUEZ
JEFA DE GESTIÓN DE INVERSIONES
DE BANCA PRIVADA

Ver vídeo