6/6

Este número es indicativo del riesgo del producto, siendo 1/6 indicativo de menor riesgo y 6/6 de mayor riesgo

Renta Fija Privada

Renta Fija Privada

En nuestras oficinas de Ibercaja puedes comprar activos financieros de Renta Fija Privada, que son emitidos por empresas privadas.

Consulta en tu oficina el folleto informativo que publica el emisor del activo financiero en la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores).

Acciones disponibles

Características de invertir en Renta Fija Privada

Invierte en el sector privado

La Renta Fija Privada son valores que emiten empresas del sector privado.

Información de la emisión

Las empresas tienen obligación de editar y registrar un folleto informativo de la emisión en la CNMV.

Variedad

Existe una amplia gama de Renta Fija Privada, elige la que más se adecua a tu situación.

Una alternativa de inversión

Tipos de Renta Fija Privada

Pagarés de empresa

Es el valor de renta fija privada análogo a la letra del Tesoro de la deuda pública. Son valores emitidos al descuento, cuya rentabilidad se obtiene por diferencia entre el precio de compra y el valor nominal del pagaré que se recibirá en la fecha de amortización. Son a corto plazo, y los plazos más frecuentes son entre 1 y 18 meses.

Bonos y obligaciones simples

Los bonos y obligaciones emitidos por las empresas son valores a medio (bonos con vencimiento inferior a 5 años) y largo plazo (obligaciones, con un plazo a vencimiento superior a 5 años). Sus características difieren de un emisor a otro, inclusive para distintas emisiones de una misma sociedad. Las diferencias pueden consistir en la fecha de vencimiento, el tipo de interés, la periodicidad de los cupones, los precios de emisión y de amortización y otras condiciones de la emisión, así como, entre otras, de las opciones de convertibilidad si las hubiera,la prelación del crédito en supuestos de liquidación o las garantías quepueden existir.

Obligaciones subordinadas

Se diferencia de las anteriores en que, en un procedimiento concursal, en cuanto a la prelación del crédito, quedan postergadas tras los créditos ordinarios.

Obligaciones convertibles y/o canjeables

La convertibilidad supone la posibilidad de transformar un activo financiero (la obligación) en otro (una acción, otra clase de obligación). Así, una determinada obligación puede convertirse en una acción o en otra clase de obligaciones. Las obligaciones convertibles o canjeables confieren a su propietario el derecho a cambiarlos por acciones en una fecha determinada. La diferencia entre canje y conversión consiste en que, en el primer caso, la transformación en acciones se realiza mediante entrega de acciones viejas que forman parte de la autocartera del emisor, mientras que en el segundo se entregan acciones nuevas.

Cédulas hipotecarias y territoriales

Son valores de renta fija emitidos exclusivamente por entidades de crédito. Las cédulas hipotecarias están respaldadas de modo global por la cartera de préstamos hipotecarios del emisor. Suelen ser emisiones a medio plazo y tienen distintas modalidades en cuanto a tipo de interés y condiciones de amortización, en concreto, la entidad emisora se reserva la facultad de amortizar anticipadamente parte o la totalidad de la emisión durante la vida de la misma, de acuerdo con lo establecido en la Ley que regula el mercado hipotecario. Las entidades emisoras suelen dar liquidez a estos valores, dentro de ciertos límites, es decir, dan contrapartida de compra o venta a los inversores.

Las cédulas territoriales se encuentran respaldadas por los préstamos y créditos concedidos por el emisor al Estado, a las Comunidades Autónomas, entes locales y organismos autónomos dependientes de los mismos, así como otras entidades de análoga naturaleza del Espacio Económico Europeo.

Titulizaciones hipotecarias o de activos

La titulización es un método de financiación de empresas basado en la venta o cesión de determinados activos (incluso derechos de cobro futuros) a una sociedad (fondo de titulización) que a su vez, financia la compra emitiendo valores que son los que colocan entre los inversores.

Participaciones preferentes

Estos valores deben ser emitidos por una sociedad. Las participaciones preferentes presentan similitudes y diferencias tanto con la renta fija como con la renta variable. Por su estructura son similares a la deuda subordinada, pero a efectos contables se consideran valores representativos del capital social del emisor, que otorgan a sus titulares unos derechos diferentes a los de las acciones ordinarias (ya que carecen de derechos políticos, salvo supuestos excepcionales, y del derecho de suscripción preferente).

Las participaciones preferentes conceden a sus titulares una remuneración predeterminada (fija o variable) no acumulativa, condicionada a la obtención de beneficios distribuibles, por parte de la sociedad garante o del grupo consolidable pero en el orden de prelación de créditos se sitúan por delante de las acciones ordinarias, en igualdad de condiciones con cualquier otra serie de participaciones preferentes y por detrás de todos los acreedores comunes y subordinados.

Son perpetuas, aunque el emisor suele reservarse la facultad de amortizarlas una vez transcurridos al menos cinco años desde su desembolso, previa autorización del garante y del Banco de España, en su caso. Cotizan en AIAF, mercado secundario organizado de renta fija. No es un producto de renta fija tradicional y, hoy por hoy, algunas emisiones cuentan con escasa liquidez.

La información más completa sobre valores

En Ibercaja nos adaptamos a ti y te queremos mostrar la información más completa sobre tus inversiones en Bolsa para ello desde Ibercaja Directo te ponemos a mano la información sobre mercados bursátiles de forma sencilla, visual y actualizada. Además, te ofrecemos la opinión de los expertos.

Para contratar una cuenta de valores puedes hacerlo a través de:

  • Banca Web en la opción de IB-Broker > Mis valores > Contratar cuenta de valores.
  • Banca Telefónica, 976 74 88 00, un gestor realizará la contratación de la cuenta al identificarte con las claves.
  • En tu oficina de Ibercaja donde un gestor personal te ayudará en la gestión.