Préstamo Bonificado

Préstamo Bonificado

El Préstamo Bonificado puede suponer a tu empresa un importante ahorro de gasto financiero, ya que los intereses pagados por el préstamo se reducen en función del cumplimiento de los requisitos de bonificación.

Puedes solicitar un préstamo con garantía personal o hipotecaria. La diferencia fundamental son las garantías que se aportan y el plazo máximo de amortización, superior en los préstamos con garantía hipotecaria.

Acciones disponibles

Financiación con ventajas diferenciales

Ahorra con las bonificaciones

Con este préstamo podrás financiar tus inversiones con bonificaciones al cumplir unos requisitos.

Planifica los pagos

Adecua el tiempo de financiación a las expectativas de generación de recursos de la empresa.

Elige el tipo de interés

Puedes optar por un tipo de interés fijo, no asumiendo fluctuaciones de mercado, o variable, ajustando el coste financiero a la situación real del mercado en cada periodo de revisión.

Una financiación que se adapta a tus necesidades

¿Cómo conseguir bonificaciones?

Los elementos de bonificación del préstamo tienen que ver con productos y servicios muy comunes en el día a día de la empresa, tales como:

  • Pago de nóminas.
  • Seguros Sociales.
  • Realización de cobros y pagos nacionales o de Comercio Exterior.
  • Contratación de algunos seguros de riesgo.
  • Facturación de TPV.
  • Contratación de operaciones de Renting.

Te interesa conocer los préstamos a largo plazo

Ibercaja cuenta con una amplia gama de préstamos para negocios, con ellos darás solución a tus problemas de financiación. Existen préstamos destinados a distintos sectores elige el más adecuado a tu actividad profesional.

Sí que disponemos en catálogo de préstamos para no clientes. En nuestras oficinas de Ibercaja te facilitarán toda la información que precises.