Leasing Agroalimentario

Leasing Agroalimentario

Adquiere los activos productivos que necesita tu explotación sin realizar desembolsos para su adquisición. Si eres agricultor o ganadero, te ofrecemos financiación para disponer de bienes productivos, pagando una cuota periódica.

Indícanos qué necesitas y nosotros, mediante el Leasing de Ibercaja, lo compramos y lo ponemos a tu disposición mediante cómodas cuotas de alquiler. Al terminar el contrato de arrendamiento podrás optar por la compra del bien.

Acciones disponibles

Financiación con ventajas diferenciales

Todo tipo de bienes

Mediante Leasing Agroalimentario puedes adquirir todo tipo de bienes: maquinaria agrícola, equipamientos para tus explotaciones, ganado productivo, naves, etc.

Inversión con ventajas

Es una buena fórmula para acometer cualquier inversión, consiguiendo además ventajas fiscales.

Sin desembolsos iniciales

Con el leasing puedes financiar el total de tu operación sin tener que realizar un gran gasto inicial por la compra del producto o los productos.

Una financiación que se adapta a tus necesidades

Ventajas adicionales del Leasing

Ventajas en financiación

  • Financiación del 100% del importe de la inversión, incluido IVA.
  • Al no inmovilizar capital mejora tu liquidez.
  • Dispones del bien adquirido de forma inmediata, la productividad del mismo contribuye en el pago de las cuotas.
  • El pago al contado al proveedor, te puede permitir obtener algún descuento que revertirá en tu financiación.

Ventajas fiscales

  • Se deducirá fiscalmente los intereses originados por la operación.
  • Se produce una aceleración a efectos fiscales de la amortización de los bienes financiados a través de Leasing.

Ventajas técnicas

  • Elimina el riesgo de obsolescencia, fomentando la renovación técnica.
  • Al pagar cuotas predeterminadas simplifica la contabilidad de los costes.

Tipos de bienes del Leasing Agroalimentario

  • Ganado: vacas lecheras y cerdas madre.
  • Maquinaria agrícola.
  • Equipamiento de granjas.
  • Inmuebles: para la financiación de inmuebles destinados a la actividad agrícola y ganadera incluidas las granjas (no se incluye el suelo), para inmuebles construidos.